Plantando flores en otoño

614

Parece que el otoño no es una buena opción para plantar, pero para los amantes del color y de los parques en flor tenemos un secreto: es época de plantar bulbos. ¿Qué quiere decir esto? Pues que para tener unos bonitos tulipanes o unos narcisos de exposición hay que empezar ahora. En general, estas plantas necesitan un periodo de frío para florecer, de aquí que se planten antes de empezar el invierno. Aunque siempre existen excepciones, como las dalias o las azucenas, que preferiblemente deben plantarse en primavera si quieren dejarse a la intemperie. Presta atención que te enseñamos cómo hacerlo

Casa Atlântica

Para los iniciados en la jardinería esto les parecerá básico, pero teniendo en cuenta que queremos que esta planta crezca y se desarrolle durante varios meses, la tierra más adecuada es aquella que no sea ni demasiado arcillosa ni demasiado arenosa, que drene pero que retenga parte del agua. Es muy importante añadir compost o turba, al menos una tercera parte, y remover bien la tierra. Si vemos que se compacta mucho, podemos añadir gravilla para mejorar el drenaje. Una vez tenemos los bulbos dentro de la tierra, preferiblemente a 3-5 cm de profundidad los pequeños y 10-20 cm los grandes, debemos buscarles el sitio idóneo para que capten bien el sol. Lo ideal es orientación sur ya que durante el invierno recibirán la luz y el calor suficiente.

Si queremos que quede una buena selva de flores está bien que los plantemos bastante juntos, aunque no es lo más cómodo para ellos. También se pueden mezclar diferentes bulbos para tener una mata colorida. Por ejemplo, en una maceta de 20 cm de diámetro nos caben unos 5 bulbos.

Macetero Lama tamaño L

Por último, solo hace falta regar. Recordemos que no es bueno que seque la tierra pero tampoco encharcarla. Siempre debe haber agua a la altura de las raíces, sin abusar. Algunos ejemplos de bulbos de otoño que florecen en primavera, además de narcisos y tulipanes, son jacintos, iris o azafrán. Los bulbos podrían ser comparados con el cuento del patito feo; de una “cebolla”, en ocasiones bastante fea, nace una preciosa flor. La única pena es que la floración suele durar una o dos semanas, pero desde Casa Atlântica ¡creemos que vale la pena!

Almudena Alarcón @sheinthelab

Bibliografía: Revista Planeta Huerto, Guía de Jardín, Paisaje Libre

Productos relacionados
Artículos relacionados

Ajustes

Menú

Compartir